14/04/2024

Tono Deportivo

Deportes Colombia y el Mundo

El técnico en su laberinto

Spread the love

Colombia sigue sin convencer y complica las cuentas rumbo a Qatar 2022

Reinaldo Rueda no ha logrado convencer con sus planteamientos al frente de la selección Colombia, en 10 partidos que lleva dirigidos no ha repetido en uno solo nomina, para algunos sería una muestra de que el técnico quiere probar y darle oportunidad a diferentes jugadores, pero la verdad es que esto lo único que demuestra es que no tiene idea clara de que quiere con el equipo. 

Está Selección Colombia, desgraciadamente al menos de momento no genera absolutamente nada, no genera emoción, no da ni tristeza, simplemente no convence. 

Es una lastima por los jugadores, que por momentos se les ve desesperados por no saber que hacer, como con incertidumbre, porque no entienden que pasa, o porque sencillamente no logran transmitir en el campo lo que él técnico ha tratado de comunicarles durante los días de trabajo. 

Voy a hacer una pregunta, que a lo mejor no es la más popular, pero hay que hacerla: ¿A qué juega Colombia? 

La pregunta la hago porque cuando llegó Reinaldo Rueda dijo que venía a sacar lo mejor del ADN del fútbol colombiano, bueno hasta el momento el ADN del futbolista colombiano parece que no tiene muy claro que quiere. 

Hasta el día de hoy ha jugado al contragolpe, poca generación, se ha empecinado en no contar con un 10, o un creativo capaz de generar opciones ofensivas de peligro, sí los goles de penal también valen, pero no en todos los partidos los árbitros van a cobrar penas máximas, hay momento en que Colombia se acuerda de que tiene jugadores capaces de asociarse pero es de vez en cuando. 

Lo cierto es que Rueda anda perdido en el laberinto de su mente, hay que dejarlo trabajar a fin de cuentas queda todavía bastante camino por recorrer de cara a Qatar 2022 y seguramente el podrá explicar y argumentar el por qué de las cosas que ha hecho, el por qué de la llamada de algunos jugadores y de otros no, al final el es que el que manda y que manda, manda, aunque mande mal.