26/01/2022

Tono Deportivo

Deportes Colombia y el Mundo

Mbappé fue vital para el PSG.

Mbappé fue vital para el PSG.

Los visitantes pegaron primero en la Champions League

Spread the love

Con los dos partidos de esta jornada se cerró la ida de los cuartos de final. Ventajas importantes para el PSG y el Chelsea.

Bajo la nieve de Múnich el Bayern y el PSG se enfrentaban para repetir lo que fue la final más reciente de la Liga de Campeones de Europa. Con el frío en el campo el equipo francés se encargó de ponerle acción al partido, se vio a un Neymar jugando muy como un enganche desde los primeros segundos mientras que el equipo bávaro saltó a la cancha con varias bajas en su 11 titular.

Precisamente Neymar Jr fue el encargado de manejar una salida rápida y dejar a Kylian Mbappé habilitado en el ingreso del área para que definiera de pierna derecha con tanta potencia que Manuel Neuer no pudo hacer mucho ya que el balón pego en su pierna y entró. Ventaja para el equipo de Maurici Pochettino que planteó un partido muy táctico por su lado, siendo más reactivo.

El equipo local de Hansi Flick pese a esa ausencias sensibles buscó controlar el partido, lo que a la postre lograría y aprovecharía para hacer daño, con Joshua Kimmich y Thomas Müller como protagonistas, y un Maxim Choupo-Moting como referente de ataque intentando reemplazar a Robert Lewandowski. Pero parecía que el frío del Allianz Arena le jugaba una mala pasada a las ideas de los alemanes.

De un cobro lateral Neymar aprovechó el rebote para meter un magnífico pase de zurda a Marquinhos, que se había quedado y le ganó la espalda al defensa para controlar y definir cómo delantero ante la salida de Neuer. Con esa ventaja el Bayern tuvo más presión y se hizo más dominante sometiendo en su área al París Saint Germain que empezaba a ampararse en las paradas de Keylor Navas.

Antes del descanso el camerunés Choupo-Moting aprovechó un centro para ganar muy bien la espalda de Danilo Pereira y descontar para el Bayern Múnich. Volviendo del descanso los bávaros seguían asediando el arco de los parisinos. Kimmich cada vez tomaba más protagonismo con un papel similar al de Thiago Alcantara, manejando los tiempos y las ideas de los bávaros.

De hecho el empate momentaneo salió de sus botas, en un cobro y con un guante en el pie derecho le puso el balón a Thomas Müller en el centro del área, para que se anticipara y colocara el segundo del equipo local. La nieve se empezó a ir y con un resultado igualado la intensidad del Bayern mermó un poco, sin darle el protagonismo al PSG.

Lo que rompió el encuentro fue una gran descolgada del París con sus figuras, Neymar le cedió la bola a Mbappé que encaró a Boateng internándose en el área y remato raso al primer palo para dejar sin respuesta a Manuel Neuer. La efectividad y el buen trabajo en las transiciones le dio un gran resultado al PSG que también contó con una grandiosa actuación de Keylor Navas. Un poco complicado queda el Bayern con esos 3 goles en contra en casa.

El último duelo de la ida de los cuartos de final fue entre el Porto y el Chelsea, duelo que se disputó en el estadio de Sevilla el Ramón Sánchez Pizjuán. Sergio Conseição puso desde el arranque a los colombianos Mateus Uribe y Luis Díaz. Las acciones fueron parejas, el equipo londinense se impuso con una pequeña ventaja en el centro del campo, mientras que los portugueses se enfocaron en atacar por las bandas con desdoblamientos.

El juego era parejo hasta que un gran control orientado de Mason Mount lo dejó en el área y con un derechazo fuerte y cruzado puso el 1-0. Antes de irse al descanso los dos colombianos intentaron inyectarle algo diferente al Porto, con buenas sociedades y liberando espacios para sus compañeros. Mateus Uribe lo hacía por el centro del campo y Luis Díaz tirado al costado izquierdo.

Para el segundo tiempo los portugueses se fueron metiendo más en la idea de jugarle agresivamente al cuadro inglés. Marega tuvo algunas oportunidades y se hizo notoria la ausencia de Sergio Oliveira, ya a los ‘Cafeteros’ al ver el ritmo de sus compañeros bajaron un poco el nivel. Con los cambios el Chelsea controló un poco más el partido; en el equipo de Thomas Tuchel se notó la brillantes de Mateo Kovačić.

Parecía que la mínima diferencia del Chelsea sería suficiente para esperar lo que pasase en el partido de vuelta. Con lo que no contaban los ‘Dragones’ es que ‘Tecatito’ Corona recepcionara mal un balón que parecía sencillo y Chilwell, que atacaba a su espalda, terminó quitándole el balón para irse solo hacía la portería, dejar en el suelo a Marchesín y definir con el arco a su merced.

Ventaja de dos goles como visitante para los londinenses que le ponen un gran reto al Porto de cara al juego de vuelta que se jugará en el mismo estadio por las restricciones de la pandemia. La otra semana continuará la apasionante acción de la Champions League para conocer a los semifinalistas de la máxima competencia a nivel de clubes.