20/01/2022

Tono Deportivo

Deportes Colombia y el Mundo

Igualdad sin goles en el cierre de la cuarta fecha

Medellín y Millonarios no se sacaron diferencias.

Partida de ajedrez entre Medellín y Millonarios

Spread the love

Paisas y capitalinos no se sacaron diferencias en un juego con mucho rigor táctico y carencia de individualidades en el cierre de la fecha 4.

El ‘Poderoso de la Montaña’ recibió al elenco ‘Embajador’ con 8 cambios respecto al partido ante Atlético Bucaramanga, de los cuáles sobre salía el regreso de Agustín Vuletich. Mientras que Millonarios solo tenía una novedad, el ingreso de Andrés Llinás al once titiular por Matías de los Santos.

Los dirigidos por Alberto Gamero impusieron condiciones en los primeros 15 minutos del partido. Los dos equipos tenían poco espacios entre líneas, ambos defendían con un 1-4-4-2. Millonarios dominó más ese juego interior y tuvo los primeros acercamientos.

Los jugadores de Hernán Darío ‘El Bolillo’ Gómez no encontraban los espacios gracias al buen trabajo táctico de Millonarios, el juego fluido que le habíamos visto a Medellín no apareció por el marcaje que tenía Javier Reina, además de la velocidad de anticipación y reacción que aportaba el central Llinás.

Los albiazules intentaban desequilibrar con la vertiginosidad de Emerson Rivaldo Rodríguez, que permutaba de banda con Macálister Silva y aprovechaban los espacios que provocaban las diagonales de Fernando Uribe.

La segunda mitad inició con la misma tendencia, Medellín segía atento a los movimientos tácticos, con pocos espacio y sin poder completar más de 5 pases en los tres cuartos del terreno de Millonarios, que siguió con el manejo del partido.

Defensivamente fue un partido jugoso, los zagueros de ambos equipos supieron manejar los duelos aéreos y priorizar la anticipación. Stiven Vega dio cátedra una vez más de como trabaja un volante de marca que participa en la salida. Ha sabido complementarse con Juan Carlos Pereira.

Por momentos parecía que el empate era el pacto de caballeros y la profundidad brillaba por su ausencia, Emerson Rivaldo no fue tan punzante cómo en la primera mitad.

Los locales asustaron a Millonarios con una posesión larga que derivó en un cambió de sector, generando una acción a profundidad con un centro que le quedó a Javier Reina, que por primera vez tuvo un espacio para rematar y hacer figura a ‘Juanito’ Moreno.

En los 20 minutos finales por la dinámica del compromiso y por el cansancio los equipos se hicieron más largos, con más espacios entre líneas y más facilidad para llegar, junto a las innumerables disputas (muy limpias) en el centro del campo.

Medellín intentó de medía distancia, y Daniel Ruiz que había ingresado como revulsivo también disparó de media distancia. Empaté a cero, con sabor en el tablero táctico y algo amargo en el resultado.